Articles - Història local

EL COLEGIO LA INMACULADA. BANYOLES(GIRONA)

EL COLEGIO LA INMACULADA. BANYOLES(GIRONA)

San Gabriel. España
núm.289, enero/junio 2004

La ciudad de Banyoles de finales del siglo XIX
Hasta el 1835, con la aplicación de la denominada desamortización de Mendizábal, la enseñanza religiosa en Banyoles se había concentrado entre el Monasterio y el edificio de la Plaza de los Estudios, entre los monjes del Monasterio y los padres servitas. A partir de esta fecha, desaparece la presencia religiosa en la ciudad y la tarea pedagógica queda en manos totalmente laicas. Para llenar este vacío, alrededor de 1850, los Escolapios inician tratos con el Ayuntamiento, pero el acuerdo no llega a cerrarse. Unos años más tarde las que si lo harán serán las órdenes religiosas femeninas: en 1858 las Carmelitas, en 1862 las Clarisas y en 1875 las del Sagrado Corazón.
Así llegamos al siglo XX, con un amplio mosaico de escuelas: por un lado la escuela pública, por otro las escuelas religiosas femeninas y en medio, una serie de escuelas privadas, la mayoría de ellas fuera de la ley. Esto nos da un panorama escolar bastante completo a nivel femenino, pero muy desatendido, excepto en la escuela pública, a nivel masculino. Y es en este contexto que los "Hermanos" llegan en Banyoles en el año 1904, para llenar el vacío que hay en la escuela privada-religiosa masculina.

La congregación de los Hermanos de San Gabriel
En 1903, Emile Combes, presidente del Consejo de Gobierno de Francia, decreta la clausura y expulsión de la orden de San Gabriel de Francia, lo que comportó que muchos de ellos traspasaran los Pirineos y se instalaran en Catalunya. La primera comunidad llega a Girona, a la calle de las Beatas n º 2, en agosto del mismo año (y en donde funcionó un seminario hasta el año 1906, en que es trasladado). A partir de aquí se expandieron por toda Catalunya, abriendo escuelas en diferentes poblaciones: en 1904 el Colegio San Gabriel en Castelló d'Empúries y el del Sagrado Corazón en Torroella de Montgrí, en 1905 el de la Inmaculada a Banyoles y el de San José de Sant Sadurní d'Anoia, en 1906 el de San Gabriel en Valls, etc.

El primer colegio de los "Hermanos" en la calle de Sant Martirián (1905)
A finales del año 1904, concretamente el 2 de diciembre, llegaban a Banyoles los Hermanos Gabrielistas - "los Hermanos" como se les conoció popularmente -, y se instalan en la calle de Sant Martírián, junto a la plaza de Ges, (actualmente el edificio está derruido, pero para situarnos corresponde a los números 35-37). Era una finca, alquilada, regentada por la familia Barceló, que puso como una de las condiciones que aquellos debían hacerse cargo de la educación de sus hijos. Era este un edificio de dos pisos, con una superficie de 12 x 12 metros. En la planta baja se encontraba la cocina, el comedor y la habitación del servicio, en el primer piso dos aulas y una sala, y en el segundo piso dos aulas más y el dormitorio. Las clases tenían unas dimensiones de 12 x 4 metros.
Aquí comenzaron su labor educativa, abriendo sus primeras aulas el 1 de marzo de 1905, bajo la batuta del hermano Ligorio (Luis Bourasseau Gabor), y ayudado por los hermanos Adrien, Gabriel-Perboyre y Mamerto.
En un primer momento había una matrícula de 60 niños, que en abril se amplió con una cincuentena más, y que con el paso de los años fue aumentando (al comienzo del nuevo curso, en septiembre del año 1905, 170 alumnos; en 1907, 190; en 1908, 220).
Ese mismo año, 1905, en el censo de la población encontramos que en este edificio viven Luis Bourasseau Gabor, Felipe Blanchot y Miguel Courtiny, que llevan diez meses en la población, José Guittard, que lleva nueve, y Juan Gemin Chevrollais, Emilio Courgeau Denechaut y Agustín Canet Cabanes, que llevan cuatro. Todos ellos son de nacionalidad francesa.

Los primeros años
En una carta del año 1924, el que fue director de la escuela entre los años 1919 y 1924, el Hermano Augusto José, explica muy claramente cómo fueron los primeros días: "... se empieza con 60 niños muy desorientados de ver que se les pide al orden y a la disciplina, no estando muy acostumbrados a todas estas cosas, pero después de un mes, gracias a la paciencia de los frailes y el carácter, a pesar de todo, dócil de los niños, los atropellos y los gritos cesaron y se pudo empezar a trabajar un poco en serio ..."
Unos de los grandes problemas de la comunidad era el económico y para aumentar sus ingresos, comienzan durante los meses de invierno de 1906 unos cursos por la tarde, que fue un éxito en cuanto a participación, pero el agotamiento que supuso esto para los "hermanos", no compensó la parte económica (era muy difícil que la gente pagara), y los cursos se disolvieron.
En 1906 el hermano Ligorio es destinado al noviciado que hay en Girona y es reemplazado por el hermano Miguel de los Ángeles, pero este cambio no fue del gusto de la familia Barceló, ya que en el período que el fraile estuvo fuera, la escuela pasó por fuertes penurias económicas, y amenazaron con rescindir el contrato. Después de diferentes presiones, el fraile volvió a Banyoles y su sucesor ocupó la plaza que él tenía destinada en el seminario.
En septiembre de 1906, se inician dos nuevos cursos: uno de contabilidad para los mayores y otro de dibujo, aunque parece ser que no eran unos cursos demasiado serios, pues los alumnos "ne venant pas régulièrement".
En 1910, la comunidad sigue siendo totalmente francesa: Luis Bourasseau Gabor (director), Emilio Corgeau Denechaut, Casimiro Escudier Hobrard, Luciano Force Sauret, Francisco Guitart Yerno y Paulino sudras Mazars.
A finales del año 1914, la familia Barceló deja de ocuparse del cargo de administrador de la finca y se nombra una comisión para llevar a cabo esta tarea. Para aumentar los ingresos de los frailes, que eran bastante escasos, esta comisión propone que comiencen a impartir clases de bachillerato, lo que hacen, aunque con más pena que gloria, hasta el año 1917, en que se suprime este curso.

El colegio de la Inmaculada Concepción de la calle de San Pedro (1916)
Los Hermanos permanecieron en el edificio de la calle de Sant Martírián hasta finales del año 1915, cuando el contrato de arrendamiento terminó, y el propietario no quiso renovarlo, motivo por el que tuvieron que buscar un nuevo local.
A principios del año 1916 se trasladaron al número 10 de la calle de San Pedro. En la planta baja había tres salas de 9 x 6 metros, en el primer piso dos salas más de 9 x 6 metros, así como la cocina y el comedor, en el segundo piso 12 habitaciones de 3 x 4 metros, una servía de oratorio , otra de sala de estudio y el resto de dormitorios de los frailes, y el piso de encima un granero abierto que servía de trastero.
En el censo de la población del año 1915, ya podemos ver que la comunidad ha dejado de ser estrictamente francesa, y, a parte de ellos, hay un catalán y un español. Así encontramos todavía Luis Bourasseau Gabor, director (que lleva desde la fundación de la escuela) y Luciano Force Sauret, (que lleva cinco), ambos de nacionalidad francesa; Luis Guiu Callís, que lleva dos años y es de Vidrà, y Rufino Pardo Ugarte, que está hace varios meses y es de la provincia de Burgos.
A finales de la segunda década, la situación económica del centro es muy precaria y el Provincial de la orden quiere cerrarlo, pero la población de Banyoles se opone y gracias a la intervención de Martirià Butiñà (ex-alcalde de Banyoles), se consigue que en noviembre de 1921, el Consistorio otorgue una subvención anual de 1.200 pesetas a cambio de hacer un curso de dibujo. El curso 1921-22 se hacen unas normas de funcionamiento de la Escuela Municipal Dibujo, dirigida a niños entre 12 y 20 años: "Enseñanza especial para jóvenes Obreros. La escuela dedicará especial atención a la Enseñanza del dibujo lineal, sin prejuicio de las ampliaciones que estime convenientes el profesor de la mísma". El horario era de 18 a 19 en invierno, y de 19 a 20 en verano.
En 1920, la comunidad ya había sufrido un cambio bastante significativo, y el que había sido director desde su fundación, el hermano Ligorio, había dejado el año anterior su cargo siendo sustituido por el único hermano francés que quedaba en la congregación bañolense, el hermano Augusto José (Pedro Vespa Audigier) que ya llevaba cinco años en Banyoles. Todos los demás ya eran de nacionalidad española, y en concreto de la provincia de Burgos: Mariano del Campo Sagredo (hermano Javier María) que llevaba cuatro años, Ramón Abad Saez, Felipe Hernando y Crescencio García Alonso, que llevaban dos.
A pesar de ser una escuela religiosa no había ningún lugar donde hacer los servicios religiosos (salvo un pequeño oratorio de uso exclusivo de la comunidad), y los niños, cuando los domingos hacían catecismo, se repartían entre el Monasterio y Santa María.
En 1930, la comunidad sigue teniendo un superior francés: Luis Courgeau, y el resto de la comunidad estaba formabada por los burgaleses Teofilo Marina (hermano Manuel), Aniceto Álvarez (hermano Gonzaga José), Cayo Bañuelos (hermano Salvador) y Vicente Muñoz.

La organización escolar
El carácter del centro era el de una escuela religiosa privada que era pagada íntegramente por los propios alumnos. En la época en que el director era Agustín Barceló y Morgat, llegó a tener unos doscientos alumnos repartidos en cuatro secciones o cursos: infantil (5 a 7 años), elemental (de 7 a 9), medio (9 a 11 ) y superior (de 11 a 13).
Los alumnos estaban clasificados por secciones dentro de cada clase, normalmente dos en cada una y el horario escolar era de lunes a sábado hasta las cinco de la tarde, salvo el jueves por la tarde que se hacía una merienda a las afueras (Estunes, Can Puig, ....). En cuanto al nivel de sus estudios, hay un informe del inspector de enseñanza fechado en 1924 que dice: "... los Hermanos Gabrielistas se distinguido con la enseñanza de la Aritmética, no Dando iguales resultados la de las Otras Asignaturas, incluida la de Religión que alcanza Mejores Rendimientos en la Escuela Nacional Graduada".
El sistema pedagógico del centro, seguía siendo bastante afrancesado, como lo demuestra el hecho de que buena parte de los libros que usaban (Gramática, Historia Sagrada, Historia de España, Caligrafía) eran de la editorial FTD (Frère Théophane Durand). Esta editorial era de los Maristas, que al igual que los Gabrielistas, eran de raíces francesas y también se instalaron en Girona, fundando su propia editorial en 1890.
El sistema pedegógico era bastante diferente del empleado en nuestro país. Josep Pla, estudiante en el colegio Marista de Palafrugell lo describe muy bien en su libro Girona, un libro de recuerdos, publicado por Ediciones Destino en 1952: "... El hermano superior me preparó, más bien de mala gana, para la entrada en el bachillerato. Compramos los libros y programas que exigían los catedráticos del Instituto de Figueres, que resultaron ser de un confusionismo y de una complicación sorprendentes. Comparados con los manuales franceses de primer enseñanza que estudiábamos, tan claros, tan delicados, tan sencillos, los libros oficiales de texto me produjeron la angustia que los temperamentos nerviosos provoca el desorden, la oscuridad y la falta de medida. Las cosas se complicaron aún, por la confluencia lingüístico del colegio: el profesor era francés, yo conocía el catalán familiar, y teníamos que estudiar en argot académico madrileño ... Una pesadilla ..."
El resto de libros se repartían entre otro editorial religiosa, las Matemáticas de Bruño y una editora gerundense: Dalmau Carles, con las Ciencias, la Aritmética Comercial y la Geografía.

El colegio Jaume Balmes
En el momento de la instauración de la II República, el director de la escuela era un fraile francés llamado Juan de Ávila (debemos tener presente que hasta entonces la mayoría de los "hermanos" eran o bien castellanos o franceses), pero se vio obligado a dejar su cargo ya que una de las condiciones, entre muchas otras, que trajo consigo el nuevo régimen fue la de que el director tenía que ser catalán, y así fue como la dirección pasó a manos del hermano Pablo, Martí Rafeques, hijo de San Pau d'Ordal. Otro de los cambios que sufrieron fue la formación de una sociedad, presidida por el padre de Gussinyé, uno de los alumnos de bachillerato, perdiendo el nombre de la escuela de la Inmaculada Concepción para pasar a llamarse Jaume Balmes. También fueron obligados a quitarse la sotana (la congregación lo pidió a la Nunciatura en 1933) y vestir de paisano y dar clases de catalán, algo que hasta entonces no se hacía, ya que incluso las lecturas se hacían en castellano con un libro llamado "Juanito".
Siguiendo las nuevas normas dictadas por la República, en 1934 empezaron a impartir un bachillerato reglado, aunque no tenían potestad para hacer los exámenes y los alumnos debían trasladarse a Figueres. Durante estos años también se hicieron clases de comercio, francés, teneduría de libros, dibujo y mecanografía, hasta el año 1936 en que estalló la guerra y tuvieron que cerrar. Podríamos decir que el último acto que se llevó a cabo en la escuela, fue el lunes 20 de julio con la entrega de notas a los alumnos.
Cuando estalló la conflagración, la comunidad estaba formada por el hermano Pablo, que era el director, y los hermanos Andrés, Francisco de Borja, Fortunato y Benito. La mayoría de ellos huyeron, unos a Francia y otros se escondieron volviendo a la vida civil, pero algunos se refugiaron en la casa que tenían en Montcada, donde fueron hechos prisioneros y fusilados en noviembre del mismo año, entre ellos el hermano Martirià (Salvador Pigem y Roset), hijo de Banyoles (1897) y en aquella época Director de la Escuela Apostólica de Can Valls. También fueron asesinados otros hermanos que habían pasado por Banyoles: el hermano Javier María (Mariano del Campo), el hermano Manuel (Teofilo Marina Bonilla), el hermano Gonzaga José (Aniceto Álvarez López) y el hermano Salvador (Cayo Bañuelos Palencia).

La escuela del "Hermano Benito"
Terminada la Guerra, por falta de personal, la escuela ya no volvió a abrir sus puertas, y tan sólo uno de los que había sido profesor de los pequeños, el "hermano" Benito, que se había refugiado en Francia, volvió a Banyoles, instalandose hasta principios de los años cuarenta en dos aulas del antiguo edificio de la escuela, donde impartió clases.

Bookmark and Share